GAMIFICACIÓN

Existe mucha confusión con respecto a lo que realmente se entiende por "gamificación". Uno escucha trompetas y cual "teléfono loco" termina trasmitiendo a los demás algo que realmente no se corresponde con la realidad. Antes de pasar a describir las gamificaciones que utilizo en mis clases es conveniente saber un poquito sobre este fenómeno pedagógico.

Rodríguez y Santiago (2015) comentan 10 aspectos pedagógicos que hay detrás de la necesaria fusión del juego con el aprendizaje. Son los siguientes:

  1. Motivación.

  2. Centrado en el alumno.

  3. Personalización.

  4. Aumenta el aprendizaje.

  5. Contextualiza.

  6. Mayor riqueza multimedia.

  7. Fallar sin riesgo.

  8. Feddback inmediato.

  9. Genera mucha práctica y refuerzo.

  10. Fomenta mucho la colaboración

Entre estos diez factores, hay dos que son especialmente relevantes en cualquier entorno lúdico: el reto motivador asociado al juego y el feedback suministrado durante el mismo que nos informa sobre nuestro progreso y que hace que sigamos perseverando para alcanzar los objetivos planteados.

Cuando en el laboratorio se ha analizado el cerebro de personas realizando tareas en un entorno de aprendizaje gamificado, a diferencia de los que participan en tareas de aprendizaje clásicas, se ha identificado una gran activación del cuerpo estriado, región subcortical del cerebro que forma parte del sistema de recompensa cerebral, y una desactivación de la llamada red neuronal por defecto que interviene en procesos de autoconciencia o cuando dejamos vagar la mente (Howard-Jones et al., 2016). La activación del sistema de recompensa cerebral jugando no nos sorprende porque sabemos que para que se dé un aprendizaje óptimo no es importante el valor absoluto del premio sino su cualidad de inesperado (Gruber et al., 2014). Pero en la investigación citada, también se activaba mucho ese sistema cuando los participantes recibían un feedback positivo durante el aprendizaje. Esa información suministrada  permite al alumno conocer qué y cómo aprende, facilita su autonomía y le permite ir avanzando a su ritmo.

 

Y la mayor desactivación de la red neuronal por defecto durante la experiencia gamificada se explicaría por la necesidad de enfocar la atención hacia los estímulos externos -y no los internos- facilitándose así el aprendizaje.

 

En definitiva, cuando se introduce la gamificación, toda una serie de sustancias químicas como los neurotransmisores dopamina y serotonina, o las endorfinas y la hormona oxitocina, nos motivan, mejoran nuestro estado de ánimo y nos hacen sentir bien o fortalecen el vínculo, todo ello imprescindible para el aprendizaje, porque la letra con sangre no entra.

© Maths4everything es una web creada por Pedro A. Martínez Ortiz que persigue, por un lado, la divulgación matemática y , por otro, crear un compendio de materiales didácticos para compartir y promover su aplicación en el aula.